sábado, 14 de julio de 2012

Las tres míticas preguntas del diputado Enrique Mujica sobre el caso Manises de 1979





1-“¿Qué clase de aparato provocó el desvío del Supercaravelle de la compañía TAE en la noche del 11 de noviembre de 1979?”. 2- “¿Por qué tres tráficos de origen desconocido permanecieron durante más de cuatro horas sobre el espacio aéreo español?”.3- “¿Qué clase de aparatos obligaron al despegue en alerta de un Mirage F-1 de la base de Los Llanos (Albacete)?” -  Esas fueron las tres cuestiones que el diputado Enrique Mujica realizó en el Congreso de los diputados a finales de los años 70 al respecto del fenómeno OVNI. ¿Como es posible que un político llegase a preguntar por el fenómeno OVNI en el Congreso de los disputados? Aquello pasó en España, y pasó por el mítico caso Manises. Pasaban unos minutos de las 23:00 h del día 11 de Noviembre de 1979, cuando un avión de pasajeros modelo Súper Caravelle de la extinta compañía TAE, pilotado por el comandante Javier Lerdo de Tejada (que cubría la ruta Mallorca-Tenerife), tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Valencia.


 Acababan de identificar a nivel visual y en el radar, a dos objetos no identificados de color rojo, que realizaban maniobras que se salían de las leyes de la aeronáutica conocidas, y que se llegaron a situar a menos de 200 metros del avión.  Había que tener una razón de peso para arriesgar la vida de 109 personas a bordo de ese avión TAE-297, en un aterrizaje forzado y fuera de ruta, y el comandante no se lo pensó dos veces. Lo hizo. Los movimientos de los OVNIS fueron identificados como peligrosos e imposibles, demasiado cerca para un avión de pasajeros, demasiada sensación de inseguridad. El miedo y la responsabilidad hicieron que el comandante del avión tomara una decisión que a la postre se convertiría en histórica y que tuvo una gran repercusión mediática para aquel entonces, llegando la polémica al Congreso de los Diputados.


En esta fotografía vemos el Avión TAE JK-297 protagonista del aterrizaje de emergencia del caso Manises. Pilotado por el comandante Francisco Javier Lerdo de Tejada (14 años de experiencia y 8000 horas de vuelo), con el copiloto Ramón Azuazu, y el mecánico del avión Francisco Javier Rodriguez, como tripulación. 

Había que tener una razón de peso para arriesgar la vida de 109 personas a bordo de ese avión TAE-297, en un aterrizaje forzado y fuera de ruta, y el comandante no se lo pensó dos veces. Los movimientos de los OVNIS fueron identificados como peligrosos e imposibles, demasiado cerca para un avión de pasajeros, demasiada sensación de inseguridad. El miedo y la responsabilidad hicieron que el comandante del avión tomara una decisión que a la postre se convertiría en histórica.

Noticia del diario El Pais del incidente Manises

Era la primera vez que sucedía el hecho de poner oficialmente en peligro a un avión de pasajeros por un incidente de estas características, y sobre todo, nunca antes un piloto europeo había llegado a sentir que tenía que hacer y decidir una acción totalmente condicionado por los OVNIS. 

Es un cambio de actitud del fenómeno ya que, pasara lo que pasara, y se sintiera el miedo que se sintiera dentro del avión, los objetos estaban allí, seguían al avión, y además lo hacían por alguna razón, no era aleatorio, lo hacían para algo. Es una barrera que se traspasa en la cual se produce interacción, se fuerza una situación de emergencia, y todo, con un motivo para hacerlo. Los OVNIS se presentaron e interaccionaron con el avión porque estaban haciendo una actividad con una motivación, estaban estudiando algo, e incluso en el descenso de emergencia, cuando los OVNIS persiguieron al avión hasta tierra (los operarios de la pista encendieron las luces de las pistas porque creyeron que eran aviones que aterrizaban), incluso ahí, continuaban con lo que estaban estudiando. Hasta el final del incidente. Controlando la situación. 

El ejército reacciona 

Cuando llegaron a Valencia de emergencia, la noticia ya había saltado y la repercusión y gravedad de la situación fue tal, que el ejército decidió mandar en operación de “scramble” (intercepción militar por intromisión sin permiso en el espacio aéreo español) al experto comandante del ejército del aire Javier Cámara. Este piloto con más de 20 años de experiencia en el aire, persiguió, observó y captó en el radar de su Mirage F-1 a los objetos sin poder darles alcance dada su increíble velocidad, en un absurdo juego del ratón y el gato sobre los cielos del Levante español. 

La persecución del caza español a los objetos que aparecieron esa noche (5 en total) presentó una peculiaridad a todas luces desconcertante. Cuando el avión se conseguía acercar a los objetos, éstos bloqueaban el sistema ofensivo del avión, haciendo inútil cualquier intento de lanzar un ataque por parte del piloto. En aquel Mirage F-16, Javier Cámara, tenía delante suya un objeto con la capacidad de anular el control de sus armas. Este detalle puede darnos muestra del verdadero poder y la sensación de indefensión humana ante este fenómeno. 


Caza Mirage F-1 pilotado por el experimentado piloto Fernando Cámara, que salió la noche del 11 de Noviembre de 1979 en misión de intercepción tras el aterrizaje de emergencia del TAE-297 del caso Manises. 

Fernando Cámara se quedó sin combustible en plena persecución y tuvo que regresar a la base de donde había despegado. Al día siguiente, la noticia trascendió, y salió publicada en todos los medios de comunicación españoles llegando incluso a realizarse una interpelación parlamentaria, en la que el diputado socialista Enrique Mujica realizó tres preguntas en el Congreso de los Diputados que aun siguen sin respuesta desde el Ministerio de Defensa. Aquel incidente influyó para que el ejército español mantuviera un sepulcral silencio sobre el tema de los OVNIS durante los años 80. 


El ahora encargado de la oficina del defensor del pueblo, Enrique Mujica, protagonista de la primera serie de preguntas sobre el fenómeno OVNI en el Congreso de los Diputados español. Sus cuestiones a dia de hoy aun no han sido respondidas por parte del Ministerio de Defensa.


Dibujo de portada realizado por el artista Rodrigo Yubero.
Ufopolis.NET 2012.

Si te ha gustado el reportaje puedes pinchar en los enlaces de publicidad para apoyar a la página en sus próximos artículos. Gracias.


1 comentario:

  1. Una simple aclaración. No existe ningún "avión TAE 297". El "297" es el código del vuelo, que normalmente indica la ruta y la dirección del vuelo. El avión era un Caravelle que realizaba el vuelo JK 297 (TAE es el nombre de la compañía, JK el código de la IATA que se utiliza para identificar a todas las compañias del mundo, con tan solo dos letras). No es lo mismo.

    La foto en color no corresponde a ningún "avión TAE 297", es un DC-8, no un Caravelle. Las diferencias entre ellos son obvias. Basta comparar las dos fotos, la de color y la blanco y negrfo que está más abajo. No es lo mismo una manzana que una sandía.

    Y esto no es una bronca ni una queja. Es una precisión. A cada cosa su nombre.

    ResponderEliminar

En ufopolis eres libre de comentar lo que quieras sobre los casos que aquí se estudian pero siempre con respeto por favor. Gracias

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...