miércoles, 25 de abril de 2012

Los mejores crop circles de la historia (VI): el juego visual de Venus




Dentro de la vorágine de noticias que el mundo consume cada día, es muy interesante ver como ciertos temas siempre son ignorados de manera intencionada. Los medios de comunicación no se interesan por los miles de videos de OVNIS que abarrotan las redes sociales y directamente olvidan la impresionante cantidad de diseños que aparecen en la campiña inglesa año tras año. 


Es su manera de contarnos la realidad, recortando de aquí y allá, sabiendo que a la gente se la enseña desde pequeños a "no salirnos del camino", a pensar como "la mayoria", a ser miembros de una sociedad de la que no puedes escapar. 


Es una cuestión importante: que algo tan grande como el fenómeno de los circulos de las cosechas dependan de algo tan pequeño como el periodismo. Es la dicotomia, la eterna pregunta, la dualidad de nuestro mundo. Depender de algo manipulado para informar nuestras manipuladas vidas.

El tema de los círculos de las cosechas instruye al ser humano en varias vertientes: filosóficas, científicas, emocionales y sobre todo, perceptivas. Hay varios mensajes dentro de cada diseño, como varias formas hay de ver la vida. Estudiemos a qué nos referimos en estos juegos visuales fantásticos que el fenómeno de los fenómenos nos invita a disfrutar con el siguiente caso:

Chute Caseway, Suroeste de Inglaterra, 23 de Julio de 2007.

Comenzamos nuestro viaje viendo la figura desde la altura de unos escaleras que unos investigadores tuvieron a bien colocar para intentar observar la figura en su totalidad. Desde el suelo, era imposible conocer la geometría exacta de la figura.


Aparecido de la noche a la mañana y con un diámetro de 135 metros. Vamos a ver el tamaño de semejante maravilla en comparación con personas que caminaban por su interior.



Resulta muy curioso observar que hay dos formas de ver esta figura. ¿Que ven, cinco estrellas blancas o cinco estrellas oscuras? Ahí es donde está  la clave de esta figura: dos planos bien diferenciados, uno sobre otro, dos mensajes, dos formas de concebir el significado. Vamos a verlo en blanco y negro para verlo aun mas claro.






























Estudiando el diseño, destacaban los puntos que rodeaban a las estrellas del exterior, las que presentaban las plantas de maiz tumbadas.




Resultó que había 40 puntos para cada estrella y si nos fijabamos en la central, habia 4 puntos interiores en cada lado y cinco en el pentagono central. En total 225 puntos. Volveremos sobre esta cifra un poco mas adelante.

Lo cierto es que la estrella de cinco puntas había sido representada con anterioridad en el fenómeno de los crop circles para representar el planeta Venus. ¿Por qué? Los movimientos de Venus y la tierra en torno al sol forman una extraña danza que forma este tipo de estrella de cinco puntas. Los circulos del maiz una vez mas mostraban el cosmos visto desde fuera para representar algo que podemos ver desde nuestro propio planeta.



225 puntos sobre fondo blanco (plantas tumbadas) representaban exactamente los días que tarda Venus en dar una vuelta completa al sol. Un detalle fascinante, pero nos quedaba aun la otra visión, las estrellas oscuras, las que pertenecían al maiz no doblado. Aquí también podíamos contar los puntos.



Había 20 en cada estrella grande, y cinco en la pequeña central. Contando todos, teníamos 105. ¿qué podría significar esa cifra en los movimientos de Venus? Pues también un código inteligente. 105 son los años que pasan entre los tránsitos de Venus ante el sol que pueden verse desde la tierra. También ocurren cada 122 años pero esa cifra misteriosamente no aparecía en el código. Si tenemos en cuenta ese detalle, el dibujo señalaba directamente a la fecha marcada solo por el ciclo de 105 años, es decir el tránsito del año 2012.


Se piensa igualmente que hay mas códigos denro de este crop circle. No podemos olvidar que estariamos ante una figura fractal, cuyas estrellas esteriores también forman pequeñas estrellas en cada brazo. Un proceso cíclico igual que el de Venus con el sol y la Tierra.


La figura destaca por sus precisas líneas paralelas, sus ángulos perfectos y la sensación de armonía matemática que emana su perfección. Ante esto, no podemos olvidar otras figuras fractales míticas dentro del fenómeno, como esta geometría preciosa de seis lados de 1996 que muchos expertos interpretaron como una recreación de una molécula de agua en estado sólido, un copo de nieve quizá indicando la importancia del agua en nuestro planeta o un cambio en la temperatura general de ambos hemisferios.



Quiso el destino que el fotógrafo que realizó esta captura sobre aquel sembrado de Inglaterra tuviese unas nubes que dejaban escapar ciertos rayos sobre la figura iluminando parte de ella. Sol y oscuridad, la dualidad de la figura también en su representación fotográfica.


Resulta también algo romántico que se de una clase de astronomía en un páramo olvidado, libre de contaminación y civilización, libre también de perjuicios e ideas preconcebidas. Otra maravilla perdida que debió haber sido portada en los telediarios de medio planeta, pero que como siempre se quedó en el olvido,  pasto de nuestro propio mundo informativo, inquietante verdad censurada por las ideas cerradas de los poderes fácticos que dominan nuestro mundo.




 Ufopolis.NET 2012.

Si te ha gustado el reportaje puedes pinchar en los enlaces de publicidad para apoyar a la página en sus próximos artículos. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En ufopolis eres libre de comentar lo que quieras sobre los casos que aquí se estudian pero siempre con respeto por favor. Gracias

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...