viernes, 20 de enero de 2012

Casos históricos del siglo XXI. Hoy: Investigación especial sobre el caso Mérida

Inauguramos una nueva sección en ufópolis, en la que investigamos casos que ocurrieron en los primeros años del siglo XXI y que serán reconocidos como históricos, por las generaciones venideras. Hoy hablamos de un extrañísimo avistamiento de un ser humanoide en México que dio mucho que hablar hace siete años.

El caso Mérida.




Durante la madrugada del día 20 de marzo de 2005 en la ciudad de Mérida, provincia de Yucatán, México, ocurrió uno de los mas enigmáticos e interesantes casos de encuentros del tercer tipo de la historia de la Ufología. Las mediciones de radiación en la zona, así como la filmación de uno de los protagonistas exponen un caso único dentro de la ufología mundial.

Pongámonos en situación. 20 de Marzo de 2005. Fraccionamiento, del Parque, Mérida, Yucatán, México. Una fecha y un lugar que quedarían marcados para siempre dentro de la historia de la ufología por los incidentes que protagonizaron David Espada y José Alonso Herrera, dos jóvenes, que junto a un tercero que ha decidido permanecer en el anonimato, tuvieron un encuentro cercano con una entidad desconocida que aun mantiene en vilo a los especialistas en ufología de todo el mundo.

El suceso comenzó a las 2:00 de la mañana, cuando estos jóvenes estaban pasando su tiempo de ocio jugando a dar toques a un balón de futbol, mientras que grababan sus malabarismos con un móvil Sony Ericsson K500i. Durante una de las filmaciones que los jóvenes estaban realizando, se ve como José Alonso Herrera está dando toques al balón con la cabeza hasta que el balón se descontrola y se aleja diez metros de la escena. Herrera va a por el balón, y para tomar bien la escena, David Espada elige aumentar el zoom de 1x a 2x para poder observar mas nítidamente a su amigo José. Estamos hablando de una grabación evidentemente no profesional que obedecía a motivos puramente lúdicos: unos amigos jugando al balón. ¿Qué podía ocurrir para que 10 segundos después, el pánico se apoderase de las voces de aquellos chicos que pasaban la noche de forma distendida?







José Alonso Herrera se disponía a recoger el balón del suelo como tantas veces había hecho aquella noche. Cuando pasaba exactamente a la altura de una farola situada en el medio del callejón donde ocurrieron los hechos, de repente y según las propias declaraciones del testigo “algo me tocó, y estaba frío; Me asusté mucho y mi primera reacción fue que quise zafarme de aquel ser que me estaba agarrando.” El video grabado por David Espada muestra un ser que parece surgir de la nada, “materializándose” súbitamente ante los jóvenes detrás de la farola y que muestra una interacción con Herrera alargando el brazo para agarrarle con fuerza. La reacción de Herrera ante aquel extrañísimo incidente que le acababa de ocurrir fue de pánico pero aun le quedó suficiente entereza para pedirle a su amigo David que siguiera grabando que “algo le había tocado”, y que “no dejara de grabar”.

David Espada puso el zoom de su cámara esta vez en 4x, enfocando la farola, ya que el ser había aparecido por detrás de la misma y súbitamente parecía haber desaparecido después de tocar a Herrera. Pero el destino, el juego del ratón y el gato del fenómeno OVNI y su inacabable “obra de teatro del absurdo” parecían tenerles otra sorpresa preparada a estos tres jóvenes. El ser volvió a aparecer, asomándose por detrás de la farola, ante estupor de los testigos que huyeron de allí presa del pánico, terminándose en ese momento la grabación.




Hasta aquí, la exposición de los hechos tiene ciertas similitudes con otros casos de encuentros en el tercer tipo, pero sin duda éste es especial. Sería la primera vez en la historia en la que se presenciaría un encuentro o intento de abducción “frustrado”. Pero cabe preguntarse, ¿Cuál sería la motivación de protagonizar un incidente así sabiendo que los hechos estaban siendo grabados? ¿Qué investigaciones se han realizado para intentar demostrar que pudiera ser un fraude? Partiendo de que a día de hoy, los testigos siguen manteniendo la versión de los hechos, sus declaraciones denotan que pasaron un miedo real durante este encuentro. Pero como la ufología no puede atenerse exclusivamente a sensaciones o miedos, sino a pruebas empíricas, numerosos investigadores han puesto de relieve determinadas circunstancias que acompañan al caso.

En primer lugar, la grabación muestra alteraciones electromagnéticas antes durante, y después de la presencia en las imágenes del ser, característica común en infinidad de casos OVNI a lo largo de los últimos 50 años. Según expertos en imagen de la Universidad Autónoma de Mexico consultadas por Ufopolis, “la grabación no ha sido manipulada, y la tasa de frames por segundo no ha sido alterada en ningún momento del video que salió a la luz pública”. Por otro lado, el investigador Jaime Maussán, el investigador que siguió este caso desde el momento en el que la noticia empezó a trascender en la ciudad de Mérida, demostró en su programa “los grandes misterios del tercer milenio” emitido meses después, que “los jóvenes no tenían ningún tipo de conocimientos en la edición de videos, siendo la grabación autentica”.

El segundo recurso a la hora de investigar este hecho se ha basado en la energía que quedó de manera residual, “impregnada” en el entorno del lugar exacto del avistamiento. Según las declaraciones del Doctor Guerrero de la Torre, que acudió allí en calidad de científico con material de la Universidad Autónoma de México, y que realizó mediciones de voltaje y radioactividad, meses después del incidente “aún quedaban restos de una misteriosa energía con un potencial eléctrico mil veces superior al voltaje normal de la zona, y una radiación un millón de veces por encima de los valores normales que se puedan tomar en cualquier ciudad. Pruebas empíricas, demostradas en laboratorio, medibles, comprobables y con una representación gráfica más que concluyente a nivel científico.

Lo cierto es que tras la salida a la luz pública de este video, los acontecimientos se sucedieron muy rápido en la ufología mexicana. Los ataques con una más que dudosa justificación hacia los testigos (de igual manera que lo que ocurrió en el año 1989, con los protagonistas del caso Conil), empezaron a aparecer por parte de algunos investigadores que no eran científicos, y que realizaban un negacionismo a priori del caso. Hasta hoy, nadie ha podido demostrar la existencia de fraude en este incidente, y el caso sigue abierto.

Pero teniendo en cuenta todos estos factores, y profundizando mucho más en el tema, si realizamos un visionado fotograma por fotograma, aclarando la imagen usando filtros gaussianos, podemos apreciar la forma de la cabeza del ser en las dos apariciones que fueron grabadas en video. A primera vista es observable el gran tamaño de la cabeza en comparación con su cuerpo, cuyas proporciones no se corresponden con las de los seres humanos, y el gigantesco tamaño de su brazo, detalle bastante inusual en el fenómeno. La distancia que tenía aquel brazo para poder tocar a José Alonso Herrera era exactamente de 1.21 metros, característica más que descartable también para cualquier persona.

También es destacable la sensación de frío que asegura tener el testigo cuando el “ser” le tocó, detalle que se ha repetido en diferentes experiencias de abducción a lo largo de la historia.
Ufopolis también ha podido descubrir dos detalles que podrían estar relacionados con el caso y que bien podría poner todo este incidente en contexto, porque en primer lugar, debajo del lugar exacto del avistamiento de este ser, está la punta de una pirámide maya del periodo Olmeca, que aun no ha sido desenterrada y de la que se desconoce su tamaño y su función.




Algunos investigadores aun aseguran la relación de este caso con la civilización maya, mas en boga que nunca por los posibles hechos que pudiesen ocurrir en el año 2012 por una profecía que determinaría un cambio profundo en la humanidad para aquella fecha (mensaje que por otra parte también aparece de una manera mucho mas compleja y profunda en el espectacular fenómeno de los círculos del maíz de Inglaterra), y no son pocos los que aseguran que la serpiente emplumada “Quetzalcoatl” de la mitología maya, tendría relación con los OVNIS de forma alargada, luminosos, y con capacidad de fusión que aparecen en todo el mundo. ¿Sería por tanto lícito pensar que este avistamiento en ese punto concreto (encima de una pirámide enterrada) no sería casual? ¿Qué relación tuvieron los mayas con el fenómeno OVNI y que papel jugaban sus construcciones?

Lo cierto es que es muy posible que esas preguntas nunca puedan ser respondidas pero en este caso hay dos hechos: el avistamiento vino acompañado de una energía nuclear imposible de replicar sino es en una central de energía atómica, y un hecho particularmente curioso que podría esclarecer un poco este caso: según declaraciones de los trabajadores de mantenimiento del complejo del gran complejo maya de Chichen Itzá, durante aquella noche, investigadores de la NASA estaban esperando aquel día a que ocurriese algún hecho científico sin precedentes en la gran pirámide del complejo. Con la excusa de querer grabar un documental sobre el equinoccio de invierno, aquellos científicos subieron a la pirámide todo tipo de material para efectuar diferentes mediciones. ¿Estaban esperando algo y se equivocaron de lugar? Una respuesta también difícil de responder. ¿Y si así fuera por qué lo sabrían? El caso Mérida es un representativo del secretismo de una sociedad cerrada ante el tema de los OVNIS y las apariciones de humanoides y es a la vez un triunfo de la ufología porque el video dio la vuelta al mundo en cuestión de segundos.

En esta época en la que la manipulación digital está a la orden del día es difícil encontrarse con un caso tan rotundo en las imágenes con respecto a la no modificación de las mismas. ¿Es la era del youtube la muerte de la ufología grafica? La respuesta es negativa. En estos momentos hay miles y miles de avistamientos reales colapsando los servidores de descarga de videos que dan muestra de lo que está ocurriendo en los cielos de nuestro planeta. Los casos de encuentros del tercer tipo se siguen produciendo (atención al caso de Mocorito Sinaloa en 2008), y las diferentes manifestaciones del fenómeno (grabaciones de OVNIS en el espacio en directo desde NASA TV, los complejos mensajes de los círculos de las cosechas, los continuos testimonios de pilotos de las fuerzas aéreas que se han visto involucrados en diferentes tipos de avistamientos de OVNIS) siguen apareciendo sin cesar en todo el mundo.

El caso Mérida es la punta del iceberg del tema de los encuentros con humanoides, un caso único grabado cámara en mano que se convierte en el primer avistamiento de este tipo del siglo XXI. Las preguntas de los científicos, sean cuales fueran las motivaciones de ese incidente tiene que volver una vez más a la energía residual que quedó en la zona ¿Quién es capaz de realizar un fraude con emisiones de radioactividad que no son dañinas para el ser humano? Al no existir esa tecnología en nuestra ciencia, ¿Qué era aquello, de donde venía, adonde fue y por qué se comportó de una manera agresiva? El tiempo pondrá las cosas en su sitio, pero no está nunca de más hacerse preguntas dentro de la ufología. Y un último comentario, ¿Qué supondría este hecho si de verdad este ser no fuese del planeta tierra?

Investigación y artículo realizado por Vicente Fuentes para Ufopolis.net

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...